domingo, 4 de agosto de 2013

“Existía una trama para llevarse a los niños”

Chary Herrera es presidenta de la asociación SOS Bebés Robados de Cádiz

Chary Herrera, presidenta de SOS Bebés Robados de Cádiz. /ROMÁN RÍOS
Cuando tenía 15 años, el padre de Chary Herrera (Cádiz, 1976) la reunió junto a sus cinco hermanos varones para desvelarles un secreto de familia. “Tuvisteis una hermana. Nació, pero pocas horas después nos dijeron que estaba muerta. Tenía un antojo en un muslo. Me enseñaron el cuerpo escondido en vendas, pero creo que no era ella. Que se la llevaron. Si veis a alguien parecido a vosotros por la calle preguntadle si tiene una marca de nacimiento”. Su madre nunca creyó a su marido. Para ella, aquella hija, nacida en 1975, murió aquel día. No quiso buscarla ni se sumó a la teoría del robo. Pero la misión encargada por su padre caló en Chary Herrera hasta colocarla en 2010, cuando empezaron a proliferar las denuncias de bebés supuestamente sustraídos en España, a la cabecera de esta lucha en Andalucía. Ahora es presidenta de la asociación SOS Bebés Robados de Cádiz. Su caso, el de su hermana, ha sido archivado por la justicia. Pero no se rinde. En Cádiz ha reunido más de 300 denuncias que han acabado en los juzgados, aunque como la suya, la mayoría se han archivado porque los jueces han aplicado el criterio de la prescripción. Otros han cerrado los casos por falta de pruebas. Sin embargo, algunos siguen su curso. Mínimas batallas ganadas que mantienen viva su esperanza de demostrar la existencia de una trama organizada para sustraer niños. Como la de Teresa Andreu, quien denunció la desaparición de su hermano mellizo en el hospital de Cádiz. Hace unos días el colectivo logró que un juez llamara a declarar a tres imputados por el caso del hermano de Andreu.
Pregunta. Tres imputados para declarar en un juzgado que ya había archivado muchos casos. ¿Ha sido el momento más importante en vuestra lucha?
Respuesta. Ha sido, sin duda, uno de los más importantes porque es la primera vez que un juez llamaba a tres imputados: un ginecólogo, un pediatra y el celador de un cementerio. Dos de ellos habían fallecido pero es importante que un juez atienda una denuncia porque en Cádiz el 80% de los casos han sido archivados. Está bien que se avance, aunque sea poco. [El testimonio del pediatra, el único de los imputados vivo, está aplazado a la espera de unas pruebas de ADN].
P. Desde que empezó a trabajar al frente de este colectivo, primero en Anadir y después en SOS Bebés Robados, ¿ha habido más decepciones que alegrías?

El cementerio con respuestas

El 24 de agosto terminará el plazo dado por el Ayuntamiento de Cádiz para que el colectivo SOS Bebés Robados, que preside Chary Herrera, pueda reunir solicitudes de familias que quieran exhumar los restos de bebés. El cementerio de San José lleva clausurado una década y pretende convertirse en un parque pero no puede derribarse hasta que no se resuelvan los procesos judiciales abiertos y las reclamaciones de personas que creen que sus hijos pudieron ser sustraídos. El Consistorio costeará las exhumaciones. Las familias sí tendrán que pagar los cotejos de ADN, medidas nada baratas. De hecho, calculan que necesitarán unos 100.000 euros, por lo que han organizado fiestas y conciertos con fines benéficos este verano. “Tenemos, de momento, 58 solicitudes”, revela Herrera.
R. Sí. Muchas más decepciones. Sobre todo, con la justicia. Ha habido archivos en cadena. Entre ellos, el caso de mi hermana. Quedan muy pocos abiertos. Y eso deprime mucho a las familias. A muchos les costó dar el paso y denunciar porque llevaban tres décadas de silencio. Estos casos formaban parte de las historias personales de muchos hogares, pero estaban ocultos. Cuando empezaron a hacerse públicos, animaron a mucha gente a denunciar. Nosotros solo buscamos la verdad y decepciona mucho cuando te cierran la puerta. Pero también ha habido logros como los casos que han sido reabiertos, las primeras pruebas de ADN que han conseguido autorizarse, el convenio con el Ayuntamiento de Cádiz para realizar exhumaciones en el cementerio. Nos quedamos con los poquitos casos que aún están abiertos y con esos pasos dados, porque las cosas no han sido fáciles.
P. Hasta ahora no se ha podido comprobar el robo de ningún bebé. ¿Confía en que se pueda conseguir algún día?
R. Es que no se ha llegado al fondo de los asuntos. En Cádiz, por ejemplo, no se ha encontrado ningún niño adoptado que dude de que sus padres pudieron comprarle en su momento. Toda la asociación la forman madres y hermanos que buscan a sus familiares. En otras provincias sí hay hijos que creen que pudieron ser robados. Yo pienso que a los niños de Cádiz los mandaban fuera y por eso en esta provincia no hay adoptados interesados en sumarse a nosotros.
P. ¿Y no os rendís? ¿Hasta cuándo durará la actividad del colectivo SOS Bebés Robados?
R. Lucharemos hasta el final. Mientras sigan casos abiertos, debemos ser una piña. Hasta que el último caso no se cierre. Las cosas han ido variando en estos años. Unos han venido, otros se han ido. A muchos nos han archivado nuestras denuncias. Pero creemos que debemos seguir juntos e ir viendo cómo se resuelven las demás.
P. ¿Siente que se haya reducido la repercusión de sus denuncias? ¿Ha bajado la actividad del colectivo?
R. Ha bajado mucho. Yo he llegado a recibir 100 llamadas diarias al fijo y al móvil. Me causaba un estrés enorme. Estaba desbordada. No podía atender tantas consultas. También llegaban por correo electrónico. Ahora suelo recibir unas 20. Se ha reactivado algo después de que el Ayuntamiento de Cádiz haya abierto un plazo para inscribirse en el proceso de exhumaciones del cementerio de San José. Pero ya la situación está mucho más tranquila.
P. ¿Qué esperáis de esas exhumaciones? ¿Cómo van a hacerse?
R. Esperamos que nos aporten datos fundamentales para contrarrestar los restos de los bebés enterrados con el ADN de las familias denunciantes. Sería una forma de descartar casos. Si coinciden, ya está. Para esa familia se habrá acabado el sufrimiento porque sabrán que sus niños sí murieron. Los que no coincidan podrán continuar sus denuncias y seguir la búsqueda. Es un paso importante.
P. Y, a pesar de que no haya ningún caso constatado y del archivo de la mayoría de denuncias, ¿sigue creyendo que existía una trama en Cádiz para robar bebés?
R. Sí. Era una trama nacional. Así lo sabemos en las asociaciones que trabajan en toda España. Hay testimonios y denuncias que coinciden. Personas que han trabajado en Madrid que conocían a familias que venían a comprar niños en Cádiz. Esos niños salían fuera. Eso está en nuestra investigación y no tenemos ninguna duda de que existía una trama para llevarse a los niños. Lo que queremos es que los jueces lo vean claro. Nos gustaría tener pruebas, un caso, un testimonio, que demuestre que esto es verdad. Que no nos lo estamos inventando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada