domingo, 24 de mayo de 2015

Ayuntamiento y SOS Bebés Robados firman la adenda al convenio que fue aprobada en el pleno del mes de abril

Con esta tramitación se cumple con lo solicitado por la Junta, desbloquear la clausura del Cementerio de San José
La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y la presidenta de la asociación SOS Bebés Robados, María del Rosario Herrera, firmaron esta mañana en el salón isabelino la adenda al convenio firmado con anterioridad y que fuera aprobada el pasado mes de abril en el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz. Para Martínez, “ya se han dado todos los pasos para garantizar los trabajos y posibilitar las exhumaciones. Esto es lo que hemos pretendido desde el primer momento. Ahora con esta tramitación ya tenemos el trabajo posterior garantizado”. La alcaldesa también explicó que ahora “después de todo este tiempo, lleno de esfuerzo, lucha y sacrificio por parte de todos, especialmente de las familias afectadas, llega la tranquilidad”.
Por su parte, la presidenta de SOS Bebés Robados manifestó que “hoy se ha producido la firma de la adenda y hemos presentado 40 solicitudes de aplazamiento de la solicitud de exhumación, uno de los requisitos que pedía la Junta para dar la clausura al Camposanto. Con esto esperamos que el desbloqueo se lleve a efecto y se puedan llevar a cabo las exhumaciones”. Ahora, la asociación tiene que encontrar a más de una treintena de familiares que solicitaron la exhumación y que firmen para poder obtener la clausura. “Ahora tenemos que conseguir que todos firmen para que se lleve a cabo la clausura”, porque no sólo hay integrantes de SOS Bebés Robados, sino que también de la Memoria Democrática”.
La adenda al convenio  indica textualmente los siguientes acuerdos:
Primera.- Una vez clausurado definitivamente el Cementerio San José, el Ayuntamiento realizará las exhumaciones de restos conforme a los compromisos asumidos en el Convenio suscrito con la Asociación S.O.S. Bebés Robados Cádiz, de fecha 24 de mayo de 2013.
Segunda.- Los trabajos de recogida y traslado de restos no podrán interferir o afectar en modo alguno a los trabajos de identificación y exhumación de restos cadavéricos de fetos y párvulos, que se realicen al amparo del convenio suscrito con la Asociación S.O.S. Bebés Robados.
Tercera.- Se acuerda expresamente entre las partes aplazar el momento de las exhumaciones de las solicitudes presentadas por los socios de la ASOCIACIÓN S.O.S. BEBÉS ROBADOS CÁDIZ al momento posterior de la clausura del Cementerio de San José, sin que ello suponga renuncia a los derechos consolidados por la presentación de las solicitudes presentadas dentro del plazo conferido en el procedimiento de clausura.
 

Acuerdo con SOS Bebés Robados para el desbloqueo de las exhumaciones en el cementerio

Permitirá la recuperación de los restos solicitados por el colectivo tras la clausura del camposanto
Mirian Peralta
21/05/2015
Cádiz

Último trámite tras el acuerdo plenario del pasado abril, para modificar el convenio entre SOS Bebés Robados y el Ayuntamiento de Cádiz. Este jueves se ha suscrito el nuevo acuerdo aprobado por la corporación, para establecer los cambios que permitan desbloquear el expediente de clausura del cementerio de San José y practicar las exhumaciones solicitadas por el colectivo.
La alcaldesa y la presidenta de la Asociación, han suscrito la adenda al convenio y han manifestado su optimismo por el acuerdo que según defienden, da carpetazo a las dificultades administrativas que han impedido la recuperación de restos.
Según ha explicado la presidenta de SOS Bebés Robados, todos los solicitantes de exhumaciones tendrán que suscribir una declaración voluntaria para que la Junta de Andalucía autorice la definitiva clausura del cementerio y se puedan recuperar los restos reclamados por Bebes robados y también, por parte de la plataforma de memoria histórica. Este jueves han entregado en el registro del ayuntamiento 40 de las 67 solicitudes. Cuando se formalicen todas, podrán intervenir en el cementerio y practicar las pruebas genéticas que permitan identicar los restos exhumados

.

viernes, 8 de mayo de 2015

Exhuman los restos de un presunto bebé robado en Cádiz

Los médicos le dijeron a la madre que el niño, que nació con un peso de 5,2 kilogramos, murió por un encharcamiento en los pulmones

 08/05/2015 - 12:09h
Pilar Solís
PILAR SOLÍS | Sigue a este autor en Twitter
Cádiz
Cádiz. Pepi Rincón guarda dentro de sí una gran duda que la ha acompañado desde que el 13 de mayo de 1984 asistiera al entierro del que le habían dicho que era su bebé. Un niño que nació dos días antes en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz con un peso de 5,200 kilogramos y que todos sus familiares observaron sano y feliz en el nido del recinto hospitalario.
A pesar de estar en el nido y no en una incubadora como se podría esperar si estaba enfermo, el médico le dijo que su pequeño había muerto debido a un encharcamiento en los pulmones. Así lo cuenta ella en la denuncia que interpuso ante el Juzgado de Instrucción de Cádiz número 2 en 2013 y a este medio Chary Herrera, la presidenta de la Asociación Bebés Robados de Cádiz.
Como suele ocurrir, "existen varias contradicciones", cuenta Herrera, de ahí que esa duda que nació aquel mayo de 1984 no se haya disuelto nunca. Lo más llamativo de este caso, que comparte muchos rasgos comunes con un centenar de denuncias de bebés robados en la provincia de Cádiz, es que "en el parte de defunción aseguran que el niño murió a las 11.30 horas del 11 de mayo cuando precisamente a esa hora había un familiar en el nido y vio al niño en perfecto estado de salud".
"No les dejaron ver al bebé", asegura Chary Herrera. "Desde las 11.30 hasta las cinco de la tarde, que es cuando le comunicaron que había muerto, nadie vio al niño", ni en este tiempo "ni después".
Pepi Rincón no sabía qué habían enterrado hasta que en 2001 exhumaron los restos para reducirlos con los de otros familiares para trasladarlos al cementerio mancomunado de Chiclana. "Cuando abrieron la caja sólo había una gasa", nada más.
Por eso decidió interponer una denuncia y desde entonces lleva pidiendo exhumar los restos para hacer una prueba de ADN. Este viernes finalmente lo consiguió. "Ha sido todo muy rápido, demasiado", explica Herrera, "apenas la han avisado con diez minutos de antelación, ni siquiera ha podido prepararse mentalmente", relata Herrera. "Normalmente nos avisan con dos semanas de antelación para poder ir preparando el momento pero esta vez han sido con diez minutos, ha tenido que ir ella sola", critica.
Muchas esperanzas no tienen. "Tuvimos un caso muy parecido hace unos meses y el juez ordenó el archivo porque no había restos suficientes". "Llegan los forenses y el secretario judicial y se encierran en una sala sin que los padres puedan ver lo que hay dentro. La otra vez, en la que sólo había una gasa, encontraron hasta una pinza del ombligo, algo que resulta difícil de creer", reconocer Chary Herrera, "a ver qué sacan de aquí", se lamenta.
Desde la Asociación Bebés Robados muestran su preocupación de que la duda que acompañaron a todos los padres cuando enterraron a sus bebés nunca quede resuelta, "que no sepamos si ahí están o no".


jueves, 30 de abril de 2015

Archivado por segunda vez un caso de la Asociación 'SOS Bebés Robados'

Cementerio de San José - Cádiz / Trekant Media
Antonia lleva sufriendo varapalos judiciales desde que presentó su denuncia en 2012. Primero se le archiva en Fiscalía porque no encuentran indicio de delito, ella denuncia en el juzgado y vuelve a archivarse por la misma causa, este archivo se recurre por el abogado de la Asociación "SOS Bebés Robados", Alberto Prián que consigue reabrirlo porque pide testificales de profesionales intervinientes en el parto que puede dar luz al caso.

Sin embargo y tras una sola declaración de un ginecólogo, este vuelve a archivarse. Este profesional ve normal que en la documentación conste que la cesárea que le hicieron a Antonia fuera transversal en vez de vertical como la cicatriz indica. Este profesional ve normal que casi entrando en los noventa los niños se mueran con facilidad de una supuesta infección pues según él, "en estos años no había protocolo de actuación para estos casos", como si de los años cincuenta se tratara.

Este profesional, basándose en anotaciones suyas erróneas, contradice la versión de Antonia en cuanto al día que dio a luz, como si a una madre se le pudiera olvidar el día que nació su primer hijo.

Y aun así, el juzgado, no necesita más datos para considerar que no hay delito en este asunto.

En el cementerio el nicho se encontraba vacío, "aquí nadie parece tener en cuenta que en el cementerio San José, cuando exhumaron no había restos del niño". "¿Si no estaba enterrado dónde está mi hijo?", indica Antonia.

Hasta el momento el niño no ha aparecido, ni vivo ni muerto. Es por eso que Antonia, con ayuda del abogado de la asociación, Alberto Prián, va a volver a recurrir este archivo. "Ya no tengo nada que perder, mi hijo no sólo no aparece, sino que no consta ni anotado en el registro civil, parece que cuando nació se lo tragó la tierra", afirma Antonia.

Desde la Asociación esperan que esta vez, si se citen a declarar a dos pediatras que según la documentación atendieron al niño y le puedan decir a Antonia con certeza que fue lo que pasó con su bebé.

Las exhumaciones de SOS Bebés Robados se harán tras la clausura

La Corporación aprueba por unanimidad el convenio de colaboración con la asociación, en el que acepta aplazar la recuperación de los restos hasta que se cierre del cementerio
RAFA BURGAL CÁDIZ | ACTUALIZADO 28.04.2015 - 08:06
zoom
La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, atiende ayer a una integrante de SOS Bebés Robados.
La clausura del cementerio de San José dio ayer un paso más al aprobar el Pleno del Ayuntamiento por unanimidad el convenio de colaboración con la asociación SOS Bebés Robados para proceder a las peticiones de exhumaciones en el camposanto gaditano por parte de los miembros de este colectivo. 

La principal novedad que incluye el acuerdo es que los demandantes de las exhumaciones aceptan, sin renunciar a este derecho, que se puedan realizar una vez que se dicte la clausura del cementerio y no antes, tal como venía demandando el colectivo dentro del conflicto existente entre el equipo de Gobierno municipal y la Junta de Andalucía sobre cuándo se debían se desenterrar los restos. 

A pesar de la unanimidad, el desencuentro sobre este asunto se mantuvo tanto dentro del salón de plenos como entre los miembros de SOS Bebés Robados, que acudieron a la sesión de ayer. 

La edil del PSOE Carmen Zurita recordó en su turno la "tristeza acumulada" por todas las familias que vienen reclamando las exhumaciones porque "el equipo de Gobierno no ha hecho un trabajo completo". 

Así, Zurita criticó la "gestión fatal de los tiempos" del teniente de alcaldesa Ignacio Romaní para llevar el convenio al Pleno, añadiendo la cláusula, dentro de la adenda al convenio, para la no renuncia de los derechos de los afectados a partir de una enmienda de adición. 

Asimismo, la concejala socialista dio la voz a los demandantes a partir de una carta firmada por Jesús Alcina Blanco, que agradeció la labor de las personas que están trabajando para que "si los restos están en este cementerio, cotejar el ADN de mi madre" y saber que su familiar "no está muerto". 

Por su parte, el concejal de IU Sebastián Terrada advirtió al equipo de Gobierno que "si se saliera de la recta, tendrá a IU enfrente" para que se cumpla dicho acuerdo. Además, criticó que la decisión aprobada ayer "tenía que haber sido una cosa normalizada" para que no se hubiera alargado el conflicto. 

El teniente de alcaldesa Ignacio Romaní, en su turno, se dirigió a la Junta de Andalucía para denunciar "el retraso injustificado" en la clausura del cementerio, ya que "esta acción tenía que haberse hecho hace mucho tiempo". 

De hecho, Romaní señaló al Gobierno andaluz al asegurar que ha existido "mucho interés en retrasar" el cierre del camposanto y volvió a reclamarle que firme su clausura ante el perjuicio a "Bebés Robados y al Ayuntamiento". 

Ya fuera del salón de plenos, y tras cerrarse el debate del punto, la presidenta de la asociación SOS Bebés Robados, Chary Herrera, puntualizó que la variación en el convenio se realiza "para conseguir de una vez" las exhumaciones, a pesar de considerar que "sabíamos que teníamos derecho a hacerlas ahora", tal como constató con la acción realizada en otros cementerios y dando la razón en este asunto a la Junta de Andalucía. 

Para que el proceso avance, Herrera explicó que todos los solicitantes de las exhumaciones tienen que firmar un documento en el que aceptan realizarlas tras el cierre definitivo "salvaguardándose nuestros derechos". Un procedimiento para el que no hay fechas, ya que si una sola persona no firma, "no se da la clausura".

VIDEO DE LAS DECLARACIONES AL SALIR DEL PLENO
https://www.youtube.com/watch?v=65oQkrPpUes

lunes, 23 de febrero de 2015

viernes, 13 de febrero de 2015

“Si tiene un poco de conciencia que diga dónde está mi hijo”


CÁDIZDIRECTO/Vanessa Perondi.- Su caso es el que más esperanzas ha despertado dentro de la asociación SOS Bebés Robados y el día de hoy ha quedado marcado en el calendario de todos. La declaración esta mañana como testigo en los juzgados de San José, Cádiz, de uno de los ginecólogos que atendió a Antonia del Castillo ha renovado mucho los ánimos del colectivo.
Ella dio a luz en el año 1988 con 15 años y en el año 1997 su familia procedió a exhumar los restos de sus familiares, en donde también se encontraba su bebé. Cuando abrieron el nicho, ni encontraron su cadáver ni la caja del pequeño. Fue entonces cuando comenzó a atar cabos, en especial, porque “en nueve años, no había dado tiempo a que se desintegrasen ni los huesos ni la caja”.
Empezó a consultar la documentación y comprobó que había gran cantidad de contradicciones. Llevó entonces su caso a la justicia que por dos veces lo cerró. En 2014, el juzgado número 4 de Cádiz lo reabrió y hoy ha llamado a declarar a uno de los ginecólogos que le atendió y que le practicó la cesárea. Precisamente de esa intervención le quedó una cicatriz que ni siquiera se corresponde con lo que describe la documentación hospitalaria: “la mía es vertical y el informe dice que es transversal”.
Pero eso es un detalle más. El hecho de que el parto tuviera lugar cerca de la década de los noventa hace que “sea uno de los mejores documentados”, explica Chary Herrera, presidenta de SOS Bebés Robados, de manera que los papeles demuestran “cambios de fecha, de cama, incubadoras diferentes, hojas de gráficas vacías y llenas…”.
El facultativo de hoy forma parte del cuadro médico formado de seis profesionales queestán pendientes de declarar como testigos: dos ginecólogos, dos matronas y dos pediatras. Resulta además que, “se repiten en otros intervecniones”, puesto que la asociación tiene registrados casos hasta el año 1992.
Herrera confía en que la declaración de hoy provoque un “efecto dominó” y que los jueces se atrevan a llamar a más médicos. Antonia le manda un mensaje: “Si tiene un poco de conciencia y es humano que diga dónde está mi hijo, que nos diga algo”.
Su hijo cumpliría este año, los 27. “Yo sigo pensando que puedo encontrarlo”.

SOS Bebés Robados se concentra en los juzgados mientras declara un ginecólogo

Miembros de la asociación SOS Bebés Robados se concentraron ayer ante los juzgados de San José, donde declaró un ginecólogo que practicó la cesárea a Antonia, la madre de un supuesto bebé robado en marzo de 1988 en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz. 

En su declaración ante el juez, el ginecólogo dijo que él sólo intervino en el alumbramiento y que existen otras personas que atendieron al bebé que murió, supuestamente, 48 horas después. 

Para el abogado de la Asociación SOS Bebés Robados de Cádiz, Alberto Prián, este testimonio, aunque no aclara qué paso con el hijo de Antonia, "permite tirar el hilo" y arrojar "algo de luz" sobre "el funcionamiento interno del hospital de aquella época" lo que puede ayudar a esclarecer el medio centenar de casos en los que la asociación continúa litigando. 

En el caso de Antonia, lo que despertó las sospechas de la familia de que pudiera tratarse de un bebé robado es que en 1997, cuando abrieron el nicho del Cementerio de San José donde supuestamente el pequeño fue enterrado, "allí no había niño y ni siquiera estaba la caja".

lunes, 19 de enero de 2015

Busco a mi hijo, busco a mi hermano

Una mujer tuvo gemelos en Cádiz en 1965, le dijeron que uno había muerto pero ella sostiene que se lo quitaron y que está vivo Dos pistas conducen a la zona de Algeciras
T.R. CÁDIZ | ACTUALIZADO 18.01.2015 - 05:01
zoom
Antonio Bustelo, hijo de Rosario Acevedo, en una imagen reciente.
El otro día vi a tu hijo en la feria de Algeciras, le dijo una amiga el pasado verano a Rosario. Lo saludé, lo llamé: Antonio... Pero no se paró, no me echó cuenta. No sé, fue muy raro.

A Rosario le dio un vuelco el corazón. En Algeciras, precisamente en Algeciras, pensó mientras su mente viajaba al recuerdo preciso de otro encuentro y, al tiempo, acudían a su boca las palabras que desmentían a su amiga. Todo a la vez.

No era mi hijo Antonio, le explicó Rosario a su amiga. Antonio está trabajando en Francia, vive allí desde hace dos años, y no está por aquí ni mucho menos ha estado en la feria de Algeciras. Tú has visto al hermano de Antonio, a su hermano gemelo, al que me dijeron que murió a los pocos días de nacer.

El 27 de marzo de 1965, Rosario Acevedo, vecina de la capital gaditana, dio a luz en Cádiz, en la entonces Residencia Zamacola y hoy Hospital Universitario Puerta del Mar, a dos gemelos. Han pasado casi 50 años y sigue pensando lo mismo que entonces: que le robaron a uno de los niños, que ese niño fue entregado o vendido a una familia con la que se crió y que ese hombre que está a punto de entrar en la cincuentena, ese hermano gemelo de su hijo Antonio, ese hijo suyo del que nunca se ha olvidado, anda por ahí sin saber que su madre biológica lo está buscando.

Precisamente en Algeciras, pensó Rosario cuando su amiga le relató el encuentro en la feria, porque en ese momento recordó lo que muchos años atrás le contó su propio hijo Antonio. Recordó que eran días de Carnaval y que Antonio llegó a casa y le comentó que le había sucedido algo extraño. Se ha acercado a mí un joven en la calle, le dijo su hijo Antonio, y me ha saludado efusivamente pero me llamaba por otro nombre y yo no lo conocía de nada, nunca lo había visto. Pero al reaccionar yo así, ese joven me ha dicho que él era de Algeciras y que cómo no lo iba yo a conocer si habíamos estudiado juntos. Se puso tan pesado que tuve que enseñarle mi carné de identidad para que se convenciese de que no me llamó como él decía, que yo me llamo Antonio.

En junio de 2010, Rosario Acevedo relató en este periódico cómo y por qué estaba convencida de que le robaron a uno de los dos gemelos que tuvo en Zamacola. "En mi corazón sé que está vivo", le dijo Rosario a la periodista que la entrevistó entonces. Sigue diciendo lo mismo. Lo que ocurrió el pasado verano en la feria de Algeciras la reafirma en ese convencimiento.

Desde Chiclana, donde reside desde hace unos años, vuelve a rememorar lo que le sucedió en 1965, su versión. Ella tenía entonces 18 años. Tras dar a luz a unos gemelos (a Antonio, que pesó 1,7 kilos, y a José, de 2,7 kilos) ya le pareció raro que sólo le llevaban a uno a que le diese el pecho. Le decían que al otro ya lo alimentaban con biberón, con leche que le sacaban a ella. Todo empezó así a ser inquietante. Pasaban los días y Rosario se preguntaba por qué continuaba ella en el hospital; otras mujeres se iban enseguida con sus bebés.

Ocho días después le anunciaron que ya podía irse a casa pero con Antonio, con el gemelo que había nacido con menos peso. ¿Y el otro? ¿Y José, el de 2,7 kilos? Una enfermera le explicó que al otro niño aún tenía que examinarlo el médico antes de llevárselo, que volviese al día siguiente a por él. Rosario respondió entonces que ella no se iba del hospital sin ver a su otro hijo. Trataron de convencerla, pero ella se quedó allí, firme en su decisión. Entonces una enfermera, displicente y de malas maneras, abrió la puerta de un cuarto (un vestuario de enfermería, por lo que recuerda que alcanzó a ver), sacó de allí al niño, se lo enseñó a Rosario y le repitió la historia de que había que llevarlo al médico. Pero si se le ve bien sano,¿para qué tiene que verlo el médico?, opuso Rosario. Está muy sano, admitió la enfermera, no se preocupe. Se trata únicamente de que el médico le dé el visto bueno antes de que salga. Mañana mismo viene usted y se lo lleva.

No lo vio más. Cuando Rosario llegó a su casa, su marido le dijo que había recibido una llamada telefónica desde Zamacola. Me han dicho que nuestro otro hijo ha muerto. Pero cómo va a ser eso, le respondió incrédula Rosario. Si lo acabo de ver y estaba perfectamente. El marido de Rosario acudió luego a la residencia y allí le mostraron un bebé muerto y le dijeron que ellos se hacían cargo de enterrarlo y de los trámites oportunos.

Rosario no creyó en ningún momento que fuese verdad que su hijo había muerto. Acudió a la Policía a denunciar lo ocurrido, a contar cómo la habían engañado y lo sospechoso que era todo lo que le había sucedido. Pero los policías se reían de ella, la tomaban por loca, y hasta le llegaron a decir que si no se iba de allí la iban a encerrar. No le hicieron ni caso. Y puede que le suene raro a alguien ese comportamiento (gracias al triunfo de la desmemoria y a tantos años de ausencia de un relato sobre cómo fueron las cosas realmente durante toda la dictadura franquista) pero en 1965 no había derechos y la Policía despachaba con prepotencia y malos modos a cualquiera que no fuese alguien.

Rosario también se pasó por Zamacola a pedir explicaciones. Y siempre encontró las mismas. El niño se murió, le dijeron. Es que tú no lo aceptas. No consiguió nada hasta muchos años después, cuando pudo empezar a recopilar documentación que, lejos de ahuyentar su convencimiento de que le habían robado a su hijo, le ayudó a reafirmarse en que su historia era real, que no lo había soñado, que no se había confundido. Halló así fechas que no cuadran, registros con datos que no coinciden con otros. Finalmente, halló trabas a su intento de comprobar en el cementerio si allí están los restos de su hijo o bien, por el contrario, otro indicio de que le fue robado.

Hace unos años, Rosario acudió a la Fiscalía de Cádiz a relatar su caso. Pero ahora explica que no sabe nada, que desconoce en qué quedó aquello, que nadie le ha comunicado qué pasos se han dado ni hacia dónde han conducido.

El encuentro del pasado verano de su amiga en la feria de Algeciras le ha traído de nuevo la esperanza. Su hijo Antonio tiene colgado un vídeo en Youtube. Ante la cámara, él mismo explica que está buscando a su hermano gemelo (videollamamiento Antonio Bustelo). Y Rosario confía ahora en que alguien vea el vídeo o la foto de Antonio en este reportaje y reconozca al otro, al gemelo. A ese hombre que ella espera poder abrazar un día porque está convencida de que su bebé no murió en 1965 en Cádiz, en la Residencia Zamacola.
PINCHA AQUI PARA VER EL VIDEOLLAMAMIENTO DE ANTONIO BUSCANDO A SU HERMANO GEMELO: https://www.youtube.com/watch?v=eWIcuc-qC1E
PINCHA AQUI PARA VER EL PRIMER ARTICULO DE PRENSA DE ROSARIO ACEVEDO BUCANDO A SU HIJO EN JUNIO DEL 2010 "EN MI CORAZON SE QUE ESTA VIVO" http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/715080/mi/corazon/se/esta/vivo.html


lunes, 29 de diciembre de 2014

Los padres de dos supuestos bebés robados recurren a Estrasburgo una decisión del TC

http://www.rtve.es/noticias/20141229/padres-dos-supuestos-bebes-robados-recurren-estrasburgo-decision-del-tc/1075781.shtml

  • El TC no admitió a trámite el recurso de amparo del matrimonio
  • Varios tribunales habían rechazado investigar por prescripción
  • Los mellizos nacieron en Jerez de la Frontera en 1972
RTVE.es / AGENCIAS 29.12.2014 - 11:05h
Un matrimonio de Jerez de la Frontera (Cádiz) va a recurrir ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en Estrasburgo la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de no admitir el recurso de amparo que presentaron después de que los tribunales españoles hayan rechazado investigar por prescripción el presunto robo de sus hijos mellizos, que nacieron en el hospital Primo de Rivera de Jerez en 1972.
El matrimonio considera que ha sido "vulnerado" su derecho a la tutela judicial efectiva, "recogido en el artículo 6 y 13 del Convenio Europeo para la protección los de Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales".
Los padres, Luisa y Paco, presentaron su primera denuncia en 2011 en un juzgado jerezano que la archivó por prescripción. El mismo camino siguió la apelación que presentaron en la Audiencia provincial de Cádiz y finalmente el Constitucional ni siquiera la ha admitido a trámite porque considera que no se vulnera ningún derecho constitucional al archivarse la causa.
Según explica la Asociación SOS Bebés Robados de Cádiz, el de Luisa y Paco es uno de los casos "más documentados" que poseen y pese a "las contradicciones que aparecen en los documentos" y a que "diferentes profesionales fueron imputados", no se ha llevado a cabo investigación alguna de lo que sucedió con sus hijos.

Contradicciones sobre las causas de la muerte

La madre dio a luz a gemelos, niño y niña, en febrero de 1972 en el hospital Antiguo Primo de Rivera de Jerez. "Los niños sólo son enseñados a los padres el día que nacieron a lo lejos y a través de un cristal sin poder ver sus caras, y nunca más se los enseñaron pese a la insistencia de ambos", explica la asociación, que detalla que "la niña falleció supuestamente a los ocho días y el niño a los 13".
Las causas de las muerte de cada uno "se contradicen en varios documentos relativos a la defunción, ya que en uno pone neumonía, en otro colitis y en otro prematuridad" y, además, "hay un documento que demuestra que al niño se le dieron medicamentos después de estar fallecido".
"También se deja constancia de que se le dio el pecho cuando la madre fue medicada para cortarle la leche y le vendaron los pechos desde el primer momento", expone SOS Bebés Robados Cádiz, que reseña que "las fechas de exhumación de los restos al osario también son diferentes según varios documentos del cementerio". "Y en el certificado de defunción aparece un intento de imitación de la firma del padre de las criaturas", asevera.

No se investigó lo que sucedió con los niños

Lamenta SOS Bebés Robados Cádiz que "pese a las contracciones en la documentación y a que diferentes profesionales fueron imputados", no se haya llevado a cabo "investigación alguna de lo que sucedió con estos niños".
Por ello, los abogados de la Asociación, Luis Montero y Alberto Prián, han interpuesto una denuncia contra el Estado español y, concretamente, contra resolución de inadmisión de recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, "por considerar que ha sido vulnerado su Derecho a la Tutela Judicial efectiva recogido en el artículo 6 y 13 del Convenio Europeo para la protección los de Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales".
Por último, destacan que éste es "el caso que más lejos ha llegado" de los de la Asociación SOS Bebés Robados Cádiz, y que se trata de "el único que podría abrir una puerta que, hoy por hoy, está cerrada en España para que se investiguen los casos de bebés robados".



viernes, 26 de diciembre de 2014

SOS Bebés Robados pide "un acto de buena fe" al Ayuntamiento, del que "desconfía" tras "un informe municipal"

SOS Bebés Robados pide "un acto de buena fe" al Ayuntamiento, del que "desconfía" tras "un informe municipal"

CÁDIZ, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -    La presidenta de la Asociación SOS Bebés Robados Cádiz, Rosario Herrera, desvela que la "desconfianza" de la asociación en el Ayuntamiento de Cádiz en referencia a las exhumaciones de restos del cementerio de San José de la capital "tiene su origen en un informe del arqueólogo municipal realizado a instancias de una juez en agosto de 2014 en el que dice que es inviable localizar los restos en el cementerio".   

 Así, SOS Bebés Robados exige ahora que el Ayuntamiento de Cádiz permita abrir dos hoyos del cementerio de San José de Cádiz "como acto de buena fe y para comprobar si es cierto lo que expone el arqueólogo municipal".    

Según ha explicado Herrera a Europa Press, la reunión que han mantenido representantes de la asociación con representantes municipales "ha sido convocada por el Ayuntamiento después de que SOS Bebés Robados Cádiz le presentara 46 reclamaciones por no responder a las solicitudes de  exhumación de restos".    

El Consistorio ha pedido "explicaciones de por qué se habían interpuesto esas reclamaciones" en la reunión, tal y como señala Herrera, que defiende que las exhumaciones "pueden llevarse a cabo antes de que se clausure el cementerio, al contrario de lo que defiende el Ayuntamiento".

"Dependiendo de lo que conteste el Ayuntamiento a las reclamaciones", SOS Bebés Robados decidirá si opta por iniciar la vía judicial para lograr la exhumación de restos solicitada al Consistorio. "Vamos a ir por las malas si no se arregla algo ahora", asevera Herrera.

"DESBLOQUEAR LA SITUACIÓN"    

Asimismo, la presidenta de SOS Bebés Robados Cádiz recalca que la "única intención" de la asociación es "desbloquear la situación". Al hilo, apunta que "si el Ayuntamiento quiere seguir perjudicando que se exhumen restos, se va a encontrar con más de 40 denuncias".

Tras el referido informe del arqueólogo municipal de agosto, "la jueza de un caso determinado lo archivó", por lo que la presidenta de SOS Bebés Robados Cádiz concluye que si el Ayuntamiento "está entorpeciendo los casos judiciales, hará lo propio con los extrajudiciales, que son la mayoría".

Reseña que el Ayuntamiento "va a intentar arreglar ahora el estropicio que hicieron presentando ese informe desfavorable a la exhumación de restos", y que se trata de un informe que "habla para todos los casos, porque habla de todos los hoyos señalando que es inviable localizar restos en ellos".

Pese a que los arqueólogos que colaboran con SOS Bebés Robados Cádiz estiman que "debe ser muy fácil diferenciar los restos de los bebés, porque están en cajas", la asociación pide "un acto de buena fe por parte del Ayuntamiento, como sería abrir dos hoyos y ver si es inviable localizar los restos, como expone el arqueólogo municipal".

Herrera detalla que aunque este viernes "ha sido imposible" que el Consistorio considerara ese extremo, en las próximas reuniones SOS Bebés Robados Cádiz insistirá en él antes de acudir a la vía judicial.    

Por último, recuerda que la Junta de Andalucía ha "dejado claro" que "mientras que todos y cada uno de los solicitantes no firmen que están de acuerdo con la clausura, no se va a clausurar el cementerio", al tiempo que afirma que varios solicitantes de exhumaciones ya han anunciado que no firmarán su conformidad con la clausura del camposanto.

CONCENTRACION DURANTE LA REUNION MANTENIDA CON EL AYUNTAMIENTO












































sábado, 1 de noviembre de 2014

CARTA DE UNA MADRE, UNA VICTIMA.

Hemos recibido contestación del recurso de amparo que presentamos en el Tribunal Constitucional; no nos lo han admitido a trámite.
Están archivando y cerrando los casos porque tienen miedo a que puedan salir muchas personas muy importantes que están involucradas en esta trama. Por lo visto, estos señores no están por la labor de ayudarnos. No creo en la justicia. ¿Cómo puede ser que nos robaron a nuestros hijos, niño y niña, un veinticuatro de Febrero de 1972 en un hospital, en concreto el de Jerez de la Frontera, antiguo Primo de Rivera, siendo un estamento del gobierno y nos den la espalda? Pues a mí no me robaron mis hijos en una esquina, sino en un hospital entre monjas, curas, médicos, matronas, enfermeras, trabajadores de funeraria, notarios y abogados.  Como vemos, no es una sola persona sino una mafia que trabajaba llevándose a los niños de un hospital a otro; puesto que de Cádiz han ido a parar a Madrid, Barcelona, Murcia, Valencia, Alicante, Canarias y fuera de España y, al contrario, de allí para acá.
Pido al Estado español haga un banco de ADN gratuito puesto que así podrían todas las madres, que no pueden costeárselo, acceder a él y los niños adoptados puedan hacerse las pruebas. Un banco de ADN no cuesta tanto en comparación con tantas y tantas infraestructuras que están sin terminar en nuestro país y el continuo robo de tantos cargos políticos. El banco de ADN sería una minucia en consonancia a lo expuesto.
Me extraña mucho que, habiendo tantas madres e hijos con las pruebas de ADN hechas, éstas no coincidan. El motivo de tantos archivos no lo veo claro, pues dicen que es difícil juzgar a los culpables porque faltan pruebas, certificados y que muchos médicos están muertos. Señores jueces, todos los médicos que estuvieron en mi parto y con mis hijos, están vivos. Han estado imputados  y los han dejado marchar como si no hubiese ocurrido nada. No sabéis el daño físico y moral que nos estáis provocando por no sacar este problema hacia adelante. Si esto le hubiese pasado a alguna de sus señorías o a alguien del gobierno se buscaría rápida solución porque hay ciudadanos de primera, de segunda y de tercera categoría, y nosotros hemos pasado a ser de tercera.
Cuando escuché al rey Juan Carlos en su día decir que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, yo dije: Eso no va con nosotros porque este problema tan grande, el cuál le está haciendo mella a España, no quiere nadie del gobierno hablar de él. ¿Qué es lo que hay detrás? ¿Qué es lo que tienen que ocultar? Aquí hay una mano poderosa que lo está parando todo.
Quiero que sepan ustedes que un hijo es lo más grande en la vida y, por ello, lucharemos hasta la muerte. No nos rendiremos. Pido a todas las madres que no dejen de luchar hasta el final, que tarde o temprano encontraremos a nuestros hijos y lo vamos a hacer por nuestros propios medios ya que no se ve que ningún juez esté por la labor de sacar esto a la luz y, si lo hiciese alguno, lo quitarían de en medio como hicieron con el Juez Garzón.
Besos para miles de madres que están en la misma situación que nosotros y todo mi apoyo.
<<Deseo que en el primer sueño de la noche le despierte el llanto de un recién nacido, todos los días que le queden de vida, a aquellos que hicieron esta atrocidad con tantas madres.>>

Luisa Fernanda Terrazas Fernández

SOS Bebés Robados Cádiz lamenta que el Constitucional no admita a trámite un recurso de amparo sobre el archivo de un caso

La asociación SOS Bebés Robados Cádiz lamenta que el Tribunal Constitucional (TC) no haya admitido a trámite un recurso de amparo presentado a finales de enero de 2014 por la asociación ante la decisión de la Audiencia Provincial de Cádiz de archivar un caso de supuesto bebé robado nacido en 1972 siguiendo el criterio unificado de no investigar casos con más de 33 años de antigüedad, al entender que éstos habrían prescrito.
   En una nota de prensa, SOS Bebés Robados Cádiz explica que quiso "recurrir la prescripción", porque además del de 1972 había "más de un centenar de casos" archivados. La asociación considera "que el menor desaparecido no conoce que un día lo robaron, y por tanto el delito no puede empezar a contar desde la mayoría de edad como así mantiene la Audiencia Provincial de Cádiz, sino que empezaría a contar desde que éste conoce el delito".
   La asociación recalca que éste caso de 1972 "era especial para poder reclamar ante un órgano superior, como es el TC, que el delito de detención ilegal en los casos de los bebes robados no ha prescrito".
   La decisión de no admitir a trámite el recurso de amparo ha sido "una sorpresa" tanto para la principal afectada "como para el resto de casos archivados, que esperaban esperanzados la respuesta, ya que si el TC hubiera resuelto a favor se habrían desbloqueado sus casos anulando la prescripción".