sábado, 27 de julio de 2013

Ordenan el análisis de ADN para comprobar la identidad de un bebé

El juez suspende la declaración de un pediatra hasta verificar si los restos son del niño fallecido
JESÚS GUERRERO CÁDIZ | ACTUALIZADO 26.07.2013 - 09:24
zoom
Miembros de la asociación SOS Bebés Robados se concentaron ayer a las puertas de los Juzgados de San José.

En el día de ayer estaban llamados a declarar como imputados un pediatra, un médico y el encargado del enterramiento implicados en el fallecimiento de un bebé en 1982 cuyas causas no quedaron esclarecidas y cuya familia es miembro de la asociación SOS Bebés Robados de Cádiz. Sin embargo, los dos últimos citados están fallecidos, de modo que el juez decretó el análisis de ADN de los restos exhumados para comprobar si se corresponden con la familia. Una vez que estén los resultados, si se confirma que se tratan de los restos del bebé, la causa quedaría archivada. En caso contrario, el juez llamaría a declarar de nuevo al pediatra para que explique lo que aconteció con ese niño. 

La exhumación de los restos entre los que se encuentra el hermano de Teresa Andreu se produjo hace ahora un año, en julio de 2012. En una sepultura común con otros 32 enterramientos, la familia busca identificar al número 19, una caja sin más señas. Además, los trabajos se ven dificultados por el modo en el que se produjeron dichos enterramientos. Según explicaba ayer Teresa Andreu a las puertas de los Juzgados de San José, algunas de las cajas se rompieron y hay muchos huesos mezclados. Con la ayuda del arqueólogo que realizó la exhumación han conseguido descartar un número importante de cajas, aunque se mantienen las dudas entre dos o tres posibles. Los restos se encuentran ahora en el cementerio mancomunado de Chiclana a la espera de realizar las preceptivas pruebas de ADN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada