lunes, 24 de marzo de 2014

Las exhumaciones, pendientes de los permisos de la Consejería de Salud

La asociación de Bebés Robados y la Memoria Histórica, preocupados por el retraso en el inicio de los trabajos La Junta requirió al Ayuntamiento más datos sobre los trabajos a realizar
JOSÉ ANTONIO HIDALGO CÁDIZ | ACTUALIZADO 23.03.2014 - 10:27
zoom
En el solar del cementerio, además de los restos que hay bajo tierra, aún quedan por desalojar varios panteones.
La conclusión de las obras de demolición de las cuarteladas del cementerio de San José deja abierto el inicio del proceso de búsqueda de los restos reclamados tanto desde la Asociación de Bebés Robados como desde la Memoria Histórica. Los trabajos, sin embargo, no acaban de iniciarse lo que ha provocado una polémica entre estas organizaciones que reclaman agilidad al Ayuntamiento en esta fase del proyecto. El gobierno local, en todo caso, ha estado abierto siempre a la colaboración con estos colectivos a los que se les han dado toda las facilidades para la ejecución de sus trabajos. Que el desalojo y derribo del cementerio se haya alargado durante dos décadas es un claro indicativo de que el Ayuntamiento nunca ha presionado para liberar rápidamente este suelo, que en su día se ocupará con un parque público y varios equipamientos. 

"Estamos pendientes del informe de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, que es el último trámite para poder llevar a Pleno el acuerdo de clausura definitiva del cementerio. El Ayuntamiento, tras iniciar el expediente y tenerlo tres meses en exposición pública, así como firmar el convenio con Bebés Robados y reunirse con la Dirección General de la Memoria Democrática, solicitó el informe a la Junta, y ésta hace un par de meses pidió al Ayuntamiento más información sobre los expedientes de los juzgados, y de las solicitudes de exhumación presentadas en Cemabasa y en el registro del Ayuntamiento. Esta información ha supuesto un notable esfuerzo por nuestra parte, pero se le remitió ya la documentación hace dos semanas. En cuanto al convenio con la Dirección General, el acuerdo definitivo, refrendado por el Secretario Municipal, se les remitirá la semana que viene (puesto que ha habido varias modificaciones a lo largo de las últimas semanas), y esperamos que podamos firmarlo en breve", indicó a este diario el teniente de alcalde y vicepresidente de Cemabasa, la empresa pública de cementerio, Ignacio Romaní. 

En todo caso, desde la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta, se considera que no es necesario el visto bueno de la Consejería de Salud, y por ello tampoco la decisión del pleno municipal, para iniciar los trabajos que a ellos les corresponde. 

"Teníamos previsto empezar el pasado mes de diciembre, pero el permiso municipal quedó pendiente de un nuevo contacto que, a esta fecha, aún no se ha producido. Lo que sabemos es lo que ha ido publicando la prensa. Sólo nos queda firmar el acuerdo con el Ayuntamiento, pero mientras tanto los colectivos ciudadanos (implicados en la recuperación de la memoria histórica) están muy preocupados con este silencio", se lamentó Juan Francisco Arenas, portavoz de la Dirección General, quien considera que "nuestro trabajo no interfiere en el proceso administrativo pendiente de Salud y el Ayuntamiento". 

Si en lo que se refiere a Bebés Robado hay 54 casos en el cementerio de Cádiz pendientes de exhumar, en lo que afecta a la Memoria Histórica, la cifra cambia de forma sustancial según la fuente. Así, en los propios archivos del cementerio de San José hay registrados unos 400 restos de personas que murieron de forma violenta tras el golpe militar de julio de 1936. Sin embargo, las últimas investigaciones suben esta cifra hasta las 700 personas, procedentes de diversos puntos de la provincia. 

Todos estos cuerpos fueron enterrados en varias fosas comunes, cuya localización se conoce. Una vez se dé el permiso para el inicio de las exhumaciones, los arqueólogos tendrán que localizar restos óseos con señales de muerte violenta. Una vez ocurra esto se notificará al juzgado correspondiente. Aquí se abre un periodo indeterminado hasta que el juez autorice a la retirada de estos restos. En otras localidades este plazo de tiempo apenas se ha alargado dos o tres días, frente a semanas de retraso en los casos más extremos. Por todo ello, desde la Junta de Andalucía se prefiere no dar un plazo de tiempo para terminar todo este proceso, que se presume que en todo caso será largo y se contará por meses. 

Si en la Dirección General de Memoria Democrática se está pendiente de la contestación del Ayuntamiento (que conocerán en cuestión de días), en la Asociación de la Memoria Histórica de Cádiz existe también preocupación por el retraso en el inicio de los trabajos de exhumación, sobre todo tras constatar que ya han concluido la demolición de las cuarteladas del cementerio, según reconoce Antonio Chico, portavoz de este colectivo. 

Destaca Chico que además de las fosas comunes, también pueden estar enterrados restos en sepulturas que están bajo el cemento de las antiguos pasillos del camposanto, donde pueden localizarse también restos ajenos a este conflicto, lo que podrá complicar todo el proceso que él considera se alargará durante meses. Indica que de este proceso se hará cargo la Junta de Andalucía, aunque desconoce el número de arqueólogos que trabajarán en el proceso. Lógicamente, cuanto más sean más se acelerada el plan de recuperación de los restos. En este sentido, el Ayuntamiento ya ha mostrado su disposición a colaborar en la medida que permitan sus posibilidades. Por lo pronto, los técnicos municipales ya elaboraron en su día un detallado estudio de algunas de las sepulturas del camposanto. 

Pendiente del inicio de los trabajos, también habrá que ver si estos se pueden realizar de forma conjunta, aunque lo más lógico será que se repartan el tiempo para evitar una afluencia de personas realizando tareas especialmente delicadas. 

"No sabemos el estado en el que se encuentran los enterramientos, si han cedido en algún estrato. A la vez, puede que exista una mezcla de huesos que obligue a la exhumación de los restos de varias personas, lo que complica todo el proceso", comenta a este diario Chari Herrera, de Bebés Robados y hermana de María de los Ángeles, que nació en 1975 y que horas después falleció, según el hospital. 

Hay 54 casos que se quieren exhumar en el viejo camposanto de la capital, aunque proceden de numerosos puntos de la provincia. Los partos se atendieron en el Hospital Zamacola y en el Hospital Mora en el periodo comprendido entre 1956 y 1986.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada