jueves, 18 de abril de 2013

Un médico declara como testigo por un supuesto caso de bebés robados en Cádiz


El caso de esta familia se remonta a 1982 cuando la madre, con 15 años, ingresó en el Hospital Zamacola para dar a luz y le realizaron una cesárea por la "aparición de complicaciones". Unos días después, y sin ver al bebé, le dijeron que había muerto.

EFE | ACTUALIZADO 18.04.2013 - 14:26




El juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz ha acogido hoy la declaración como testigo de un médico en relación al caso de un bebé nacido en el antiguo Hospital Zamacola en 1982, cuyos padres han denunciado su posible robo. 
Durante la declaración, una veintena de personas de la asociación SOS Bebés Robados de Cádiz se ha concentrado ante las puertas del juzgado para mostrar el apoyo a la familia denunciante. 

Según ha explicado Alberto Prián, abogado de la familia, "el médico ha declarado en calidad de testigo" y ha "relatado como era su rutina de trabajo en el Hospital Zamacola", aunque "no recordaba" el caso concreto de esta familia de Benalup-Casas Viejas.

Prián ha calificado su declaración "como muy interesante" a pesar de no recordar el caso, pues ha "podido explicar algunas contradicciones que figuraban en los documentos" y "ha respondido a todas las preguntas" formuladas.

El abogado no ha querido entrar con más detalle en las palabras del médico debido a que "el juez ha pedido discreción en la investigación".

El caso de esta familia se remonta a 1982 cuando la madre, con 15 años, ingresó en el Hospital Zamacola para dar a luz y le realizaron una cesárea por la "aparición de complicaciones".

La familia asegura que tras la intervención "le mantuvieron tres o cuatro días sedada" y le aseguraron que "su hijo había muerto" sin que los padres pudiesen verlo.

Es más, el padre denuncia que "cuando solicitó ver a su hijo sólo le enseñaron un bulto cubierto de tela de lejos".

Prián ha explicado que las dudas de la familia surgieron ante la aparición de "varias contradicciones en la documentación" y de la conversación escuchada a varias enfermeras "que "podrían haber participado" en el robo de su bebé.

Desde la Asociación Bebés Robados de Cádiz se han mostrado satisfechos con la declaración del médico, "aunque sea como testigo" pues su nombre aparece "en muchos otros casos de afectados de la asociación, tanto en Cádiz como Jerez".

La importancia de este caso recae también en que estaba archivado por el juzgado de instrucción y la Audiencia Provincial decidió reabrirlo el pasado mes de enero ante las importantes contradicciones resaltadas en el recurso de apelación.

La familia está pendiente de que declaren otros miembros del personal del hospital que puedan arrojar un poco más de luz sobre la desaparición de su bebé.

También están pendientes de la autorización del juez para que practiquen las pruebas de ADN y los cotejos con la familia en los restos del bebé que exhumaron el pasado verano en el cementerio de San José y que según los documentos médicos se trata de su hijo nacido en 1982.

Por ahora, estos restos se encuentran custodiados en el Cementerio Mancomunado de Chiclana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada