sábado, 1 de noviembre de 2014

CARTA DE UNA MADRE, UNA VICTIMA.

Hemos recibido contestación del recurso de amparo que presentamos en el Tribunal Constitucional; no nos lo han admitido a trámite.
Están archivando y cerrando los casos porque tienen miedo a que puedan salir muchas personas muy importantes que están involucradas en esta trama. Por lo visto, estos señores no están por la labor de ayudarnos. No creo en la justicia. ¿Cómo puede ser que nos robaron a nuestros hijos, niño y niña, un veinticuatro de Febrero de 1972 en un hospital, en concreto el de Jerez de la Frontera, antiguo Primo de Rivera, siendo un estamento del gobierno y nos den la espalda? Pues a mí no me robaron mis hijos en una esquina, sino en un hospital entre monjas, curas, médicos, matronas, enfermeras, trabajadores de funeraria, notarios y abogados.  Como vemos, no es una sola persona sino una mafia que trabajaba llevándose a los niños de un hospital a otro; puesto que de Cádiz han ido a parar a Madrid, Barcelona, Murcia, Valencia, Alicante, Canarias y fuera de España y, al contrario, de allí para acá.
Pido al Estado español haga un banco de ADN gratuito puesto que así podrían todas las madres, que no pueden costeárselo, acceder a él y los niños adoptados puedan hacerse las pruebas. Un banco de ADN no cuesta tanto en comparación con tantas y tantas infraestructuras que están sin terminar en nuestro país y el continuo robo de tantos cargos políticos. El banco de ADN sería una minucia en consonancia a lo expuesto.
Me extraña mucho que, habiendo tantas madres e hijos con las pruebas de ADN hechas, éstas no coincidan. El motivo de tantos archivos no lo veo claro, pues dicen que es difícil juzgar a los culpables porque faltan pruebas, certificados y que muchos médicos están muertos. Señores jueces, todos los médicos que estuvieron en mi parto y con mis hijos, están vivos. Han estado imputados  y los han dejado marchar como si no hubiese ocurrido nada. No sabéis el daño físico y moral que nos estáis provocando por no sacar este problema hacia adelante. Si esto le hubiese pasado a alguna de sus señorías o a alguien del gobierno se buscaría rápida solución porque hay ciudadanos de primera, de segunda y de tercera categoría, y nosotros hemos pasado a ser de tercera.
Cuando escuché al rey Juan Carlos en su día decir que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, yo dije: Eso no va con nosotros porque este problema tan grande, el cuál le está haciendo mella a España, no quiere nadie del gobierno hablar de él. ¿Qué es lo que hay detrás? ¿Qué es lo que tienen que ocultar? Aquí hay una mano poderosa que lo está parando todo.
Quiero que sepan ustedes que un hijo es lo más grande en la vida y, por ello, lucharemos hasta la muerte. No nos rendiremos. Pido a todas las madres que no dejen de luchar hasta el final, que tarde o temprano encontraremos a nuestros hijos y lo vamos a hacer por nuestros propios medios ya que no se ve que ningún juez esté por la labor de sacar esto a la luz y, si lo hiciese alguno, lo quitarían de en medio como hicieron con el Juez Garzón.
Besos para miles de madres que están en la misma situación que nosotros y todo mi apoyo.
<<Deseo que en el primer sueño de la noche le despierte el llanto de un recién nacido, todos los días que le queden de vida, a aquellos que hicieron esta atrocidad con tantas madres.>>

Luisa Fernanda Terrazas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada